Hombres 2015

- Javier J. (JJ) 

RELATO DE UN DESNUDO

javier 01Es inevitable admitir que estamos expuestos a la imagen del cuerpo constantemente a través  diversos medios: medios masivos de comunicación, publicidad, redes sociales, etc. De igual forma debe aceptarse el hecho que la cultura postmoderna sucumbe a la virtualidad que establece los estándares de un cuerpo adecuado o socialmente aceptable, y rechaza a los que no encajan en este tipo de prototipos promoviendo patrones estéticos difíciles de alcanzar. A pesar de ello, es imposible sentirse ajeno a propuestas que no se enfocan en el mercantilismo de la imagen del cuerpo, dichas propuestas evocan arte, ya que su carácter simbólico establece códigos de comunicación que expresan mucho más que un valor comercial. La pintura y la fotografía del cuerpo siempre han llamado mi atención porque tienen esta característica, ya que te hacen pensar en la belleza de este sin que sea un ejemplar de los patrones de belleza occidental impuestos por marcas.

Por esta razón decidí hacerme un estudio fotográfico, inicialmente quería tener fotos perfectas, con las que unojavier 02 puede dar en internet de tipos que tienen excelentes cuerpos. Por ello, decidí darme un año para “trabajar” el cuerpo en un gimnasio y tratar de obtener algo semejante a lo que me encontraba en la red. Tras el paso del tiempo y no ver los resultados que quería, empezaba a frustrarme por no alcanzar el objetivo que había trazado. Sin más, un día estaba viendo fotos en Instagram y me topé con una foto de un hombre sobre los treinta años, con un cuerpo sano pero sin los abdominales perfectos o el rostro de modelo que unos esperaría ver. Eso me motivo en primera medida y después de hablar con el fotógrafo me sentí en confianza para concretar una cita y realizar el shooting.

javier 03Al hablar ese día con él en persona pude sentir que lo que quería proyectar podía lograrse, ya que coincidentemente es especialista en desnudo y fotografía de cuerpo, hecho que pude evidenciar al entrar en su estudio y ver imágenes fenomenales colgadas en casi todas las paredes. Él me dijo que podríamos lograr un trabajo de desnudo interesante, aunque yo no tenía la intención de hacerlo inicialmente y había llevado a lo menos cinco prendas de ropa interior, pero no pensé que fuera a darse. Debo reconocer que me sentía torpe porque nunca lo había hecho y soy el típico tipo que no sale bien en las fotos.  No sabía qué hacer y me avergonzaba que me dijeran absolutamente cada cosa que hacer. Fue extraño el hecho de ponerme una bata y unas pantuflas, hacer flexiones de pecho, las preparaciones de luz  y una serie de acciones previas a las fotos, pero el fotógrafo me explicaba porque y entendía que todo tenía una razón de ser. 

Las primeras fotos incluyeron dos cambios de ropa y en consecuencia dos cambios de luces. Aprender a enfocar la mirada y tratar de comunicar algo como una sonrisa o un gesto nunca había cobrado tanto sentido hasta ahora. Poco a poco iba aprendiendo que es necesario establecer un dialogo en las fotos, y es imprescindible asimismo la comunicación con el fotógrafo y ser consciente de que cada movimiento que el cuerpo ejecuta transmite algo. En medio de la rutina hacemos las cosas sin pensar que hasta eso se nos olvida, pero esta experiencia me ha ayudado a conocer mi cuerpo y lo que puede llegar a generar en otros.

El momento crucial había llegado y era el tiempo de quitarme la ropa interior, aunque como lo dijejavier 05 anteriormente no pensaba hacerlo lo hice sin darle muchas largas. Estando desnudo, los primeros minutos se siente incómodo, a pesar de la confianza que puedas llegar a tener con el fotógrafo. No quiero culpar a la cultura, pero probablemente esto se deba a la doble moralidad que castiga el desnudo, pero que lo comercializa a la vez. Es lamentable decir esto, pero vivimos en una sociedad que se avergüenza de verse a sí misma tal como es, pero necesita el constante estimulo de hombres y mujeres semidesnudos promocionando productos que a la larga no es muy relevante.

Estaba desnudo, era yo y mi cuerpo en su totalidad, buscando agradarle a un lente. Tratando de explotar los gestos que podía hacer y de comunicar con mi cuerpo. Es difícil pensar como la forma en que te paras o miras hace parte fundamental de la fotografía  y su esencia misma, pero es más difícil pensar que tu pene, tus glúteos están expuestos y también cuentan en esta composición a la que me refiero. Sentirse confiado hace parte de todo este proceso, al igual que debes ser muy consciente de mostrar lo que tienes, y sentirse satisfecho de hacerlo, ya que hacerlo por gusto no es muy común, muchas personas las necesitan por distintos motivos, pero sinceramente puedo decir que lo hice porque quería una serie de fotografías que expresaran la naturalidad del cuerpo.

javier 06Llegado el momento y sin forzarlo, experimente la necesidad de provocar erotismo, sensualidad, siendo quien realmente soy. Esta faceta tampoco me la conocía, pero saber que puedes llegar a expresar esto es placentero. Pude que se deba a la experiencia de hacerlo por primera vez o de darte la oportunidad de mostrarte cómo eres, sin vergüenza ni pudor. Como se puede ver tengo un miembro de tamaño normal, pero la fotografía transmite lo satisfecho que me siento por tenerlo, sin pensar en la moralidad de los que evitan ver un pene, pero que involuntariamente hacen parte de una cultura puramente fálica. Ver estas fotos lejos de que pueda pensar todo el mundo te da bienestar y te sientes libre de expresar cualquier sentimiento o estado.

Después de haber acabado el shooting, ya vestido y tras una revisión minuciosa de cada fotografía debo decir quejavier 04 me sentí muy feliz. Es gratificante ver el resultado en un compendio de imágenes que son más que eso: imágenes.  Puedo decir con completa honestidad que antes del estudio tenía un conflicto conmigo mismo, ya que no me aceptaba como era y buscaba ser como todo el mundo te dice que es un hombre socialmente atractivo: delgado, lampiño, con los músculos marcados, etc. Después de esta experiencia puedo ver cualquiera de mis fotografías y sentirme agradecido por el cuerpo que tengo, y lo que puede llegar a expresar, lo que usted como lector puede ver en las fotos que acompañan este artículo. Sencillamente es aceptarte como sos en medio de una ciudad de plástico, como diría Rubén Blades. 

javier 07Para finalizar quiero cerrar con esto. En mi cuerpo tengo un tatuaje* que se traduce comúnmente como “Sin Remordimientos” y que decidí hacer tras un momento de crisis en mi vida, y es sin duda el trasfondo de lo que me llevo a hacer el estudio y sin premeditarlo es lo que me llevo del mismo. Este es uno de esos momentos que más me ha llenado de felicidad, muchos dicen que la felicidad consiste en momentos, pues este es uno de ellos, uno “Sin Remordimiento”, ya que aprendí mucho de mí mismo, tanto de forma interior como de lo superficial. Este tatuaje resume mi vida, estas fotos un momento, pero que sin duda alguna quiero repetir: Desnudo. 


*Nota de fotógrafo: El tatuaje fue removido digitalmente e igualmente las fotografías fueron editadas para que no se viera el rostro del protagonista y así preservar el anonimato de mi cliente quien no solo permitió que publicáramos parte de sus fotografías sino que amablemente escribió para Alkalúa este artículo comentando su experiencia.

Diego Förster